FANDOM


Para otros usos, ver "Dagoth Ur (desambiguación)".
Dagoth Ur card art

Arte de la carta de Dagoth Ur en Legends.

Dagoth Voryn, más conocido como Dagoth Ur, fue un chimer que nació en Resdayn en la Primera Era y murió en el 427 de la Tercera Era. Era el inmortal señor de la Casa Dagoth, al que Vivec vendría a llamar el Sharmat, que moraba bajo la Montaña Roja con sus análogos, los vampiros de ceniza y las legiones de criaturas con corprus. Es el antagonista principal de The Elder Scrolls III: Morrowind.

HistoriaEditar

Como mortal, Dagoth Voryn fue uno de los pocos que sabía sobre el Corazón de Lorkhan, junto con Vivec, Almalexia, Sotha Sil, y su líder Indoril Nerevar. Dagoth afirmó que el sacerdote dwemer Kagrenac extraía energía del corazón usando herramientas especiales, para crear a un Dios mecánico, el Numidium, que se utilizarían contra los chimer. Azura confirmó la historia de Dagoth, y se tomaron medidas para detener a Kagrenac el dwemer, iniciando una guerra que culminó con la desaparición de los dwemer y la transformación de los Chimer en los dunmer.

Tras la derrota de los dwemer, las herramientas de Kagrenac el maestro artesano cayó en manos de los chimer y Lord Nerevar llevó a cabo la carga de decidir qué hacer con ellos. Al principio, el mismo Dagoth instó a la destrucción inmediata de las herramientas o del corazón, que condujo a creer a Nerevar que podía confiar en el para custodiarlos mientras lo consultaba con sus consejeros, Vivec, Almalexia y Sotha Sil (y el dios de los dunmer, el príncipe daédrico Azura).

Lamentablemente, cuando Nerevar y sus consejeros volvieron a la Montaña Roja con la conclusión de que las herramientas de Kagrenac debían ser preservadas pero nunca usadas, Dagoth se negó a renunciar a ellas, manteniendo que él había sido confiado para protegerlas. Desconocido para ellos en el momento, Dagoth había experimentado con las herramientas en el corazón durante la ausencia de Nerevar y de alguna manera robo algo de su esencia divina y poder.

Dagoth-Ur

Él mismo se llamo Dagoth Ur y se enfrentó a Nerevar y el Tribunal. Nerevar y el Tribunal lucharon con Dagoth Ur y contra sus guardias, su casa dejó de existir y los restos fueron quemados o absorbidos por las otras Grandes Casas (aunque posteriormente resucitaría). Sin embargo, Nerevar fue mortalmente herido y murió poco después.

Algunas fuentes insisten en que Nerevar murió a manos del Tribunal, que lo mataron cuando dejó la Montaña Roja para consultar con ellos, y fueron ellos los que lucharon contra Dagoth Ur para conseguir las herramientas y Dagoth luchó para vengar la muerte de Nerevar. Estas afirmaciones fueron negadas vehementemente por el Tribunal, así como por Vivec.

Sin embargo, el Tribunal no obedeció el último deseo de Nerevar: años más tarde, cuando Sotha Sil descubrió los secretos, el Tribunal volvió a la Montaña Roja y utilizó las herramientas de Kagrenac para obtener poderes divinos para sí mismos. Dagoth consiguió forjar una conexión con el Corazón de alguna manera: él seguía vivo e inmortal, aunque temporalmente incorpóreo y dado por muerto.

El retornoEditar

La ambición del Tribunal resultó ser desastrosa, a pesar de los muchos grandes actos heroicos que lograron en sus estados divinos. En el año 882 de la SE, el Tribunal viajó a la Montaña Roja para renovar su vínculo con el Corazón en un nuevo ritual, pero se encontraron a Dagoth, renacido en una nueva encarnación y con un poder divino que podía rivalizar con los del Tribunal. No pudiendo entrar en la cámara del Corazón de la Montaña Roja, se vieron obligados a retirarse.

Desde ese momento, Dagoth mantuvo el control exclusivo del Corazón, y fue haciéndose cada vez más fuerte mientras que el Tribunal fue haciéndose cada vez más débil.

Los éxitos posteriores de Dagoth sirvieron para aumentar su influencia: al principio, solo en los alrededores de la ciudadela dwemer, y luego incluso más, mediante la propagación de las enfermedades de la plaga. En el año 417 de la TE, dio su mayor golpe: Almalexia y Sotha Sil perdieron los artefactos División y Afiladura, dos de las herramientas de Kagrenac, en un intento de retomar la ciudadela dwemer, y tuvieron que ser recuperadas por Vivec.

Finalmente, el Tribunal se vio obligado a retirarse de la vida pública que llevaban con anterioridad y dedicar la mayor parte de su tiempo a mantener el Cerca Fantasmal levantada para evitar que Dagoth aumentase su influencia. Esto fue un éxito solamente parcial, ya que criaturas contaminadas con la plaga podían volar sobre ella, y además, había un paso subterráneo bajo la fortaleza dunmer de Kogoruhn, del feudo de la Casa Dagoth, a través del cual muchas criaturas enfermas y infectadas con corprus podían escapar de la Montaña Roja.

Ahora que poseían sólo una de las herramientas de Kagrenac y el guante, el Tribunal no podía ni atreverse a pasar los límites de su propio Cerca Fantasmal para recapturar las almas de los demás.

Dagoth ur Akulakhan

Dagoth Ur y el Akulakhan.

Como Sotha Sil y Almalexia se retiraron del mundo, Vivec se encontraba solo en el mantenimiento de la Cerca Fantasmal, un esfuerzo que requería gran parte de sus energías, y no le permitía salir de su palacio. De este modo, perdió el control de su templo y sus Ordenantes, que se convirtieron cada vez en más fanáticos y estrictos, y con ello la fe de los dunmer empezó a flaquear. Mientras tanto, Dagoth empezó la construcción del Akulakhan, el segundo Numidium, un dios mecánico de metal que usaría para conquistar toda Tamriel.

MuerteEditar

Todo esto cambió con el regreso del Nerevarino. Este forastero que llegó a Morrowind era la reencarnación de Nerevar, profetizada por Azura, que corregiría los actos deshonrosos de sus consejeros.

Tanto Vivec como Dagoth se prepararon para la llegada del Nerevarino como mejor pudieron, aunque no sabían cuándo, dónde, o cómo se cumpliría la profecía.

Vivec le ofreció sabiduría y estrategia, aunque sabía que el éxito del Nerevarino sería su propia caída; mientras que Dagoth le ofreció poder.

El engaño, la traición y la confrontación que Dagoth alentó entre sus seguidores lo dejó incapaz de entender al Nerevarino: no consiguió averiguar con anticipación si el Nerevarino intentaría enfrentarse o unirse a él, incluso cuando el Nerevarino finalmente lo confrontó en las entrañas de la Montaña Roja.

El renacido Nerevar cortó en última instancia la conexión de Dagoth Ur con el Corazón de Lorkhan, y al mismo tiempo destruyó el Akulakhan. Con ello, Dagoth Ur se convirtió en mortal una vez más, perdiendo su divinidad. Aunque Dagoth Ur era todavía un poderoso mago, el Nerevarino acabó con él definitivamente.

Por juegoEditar

AparicionesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.