FANDOM


Las Doctrinas alessias [1] eran una serie de leyes establecidas por el profeta Marukh de la Orden de Alessia. Fueron las prohibiciones contenidas en esta ley las que causaron que varios reinos comenzaran a luchar contra el Imperio Alessiano.

Historia Editar

La Orden de Alessia siguió devotamente las doctrinas alessias. Las "Setenta y siete Doctrinas Inflexibles" surgieron como códigos legales escritos por Marukh después de su "Siglo de Penitencia" en Prados de piedra. En este lugar afirmó escuchar las palabras del espíritu de Alessia durante un tortuoso delirio y anotó las palabras de Alessia con su propia sangre y con piedras sobre el pavimento donde quedaron marcadas.[2]

Marukh llegó a la conclusión de que la muerte no es mas que una ilusión, y es a través de la devoción a la "Anulación de la vida propia y la anulación de lo ehlnofico", como el "Ciclo de Arkayn" puede ser alcanzado.[2]

Su código en el que afirma que "todos son culpables hasta que hayan demostrado ser inocentes", sigue siendo un principio rector del sistema legal en Tamriel. [3] Las doctrinas prohibieron "comerciar con daimons", sin definir específicamente que es un "daimon", aunque es muy probable que que refiriera a los daedra. [1] Sus predicaciones se convirtieron en códigos religiosos que se convirtieron en los principios rectores de la reforma alessiana de Marukh, lo cual condujo a la proliferación del moderno panteón tamrielico de los Ocho Divinos. [4] [5]

Las Doctrinas eran notorias por oponerse firmemente a los elfos, particularmente a los ayleids. Aunque el Imperio Alessiano fue fundado en el 242 PE después de la Rendición de la Torre Blanca y Dorada, los ayleids continuaron residiendo en Cyrodiil, a menudo como vasallos del Imperio. El continuo resentimiento hacia ellos fue una de las razones por las cuales la Orden de Alessia demostró ser tan popular. Comenzaron a saquear asentamientos de ayleids a principios del 300 PE, y en el 361 PE, las doctrinas de Marukh tomaron la fuerza de la ley en todo el Imperio. [6] En consecuencia, toda la nobleza ayleid perdió sus feudos y su población residente en Cyrodiil escapó del Imperio, exiliandose a Bosque Valen, donde gobernaba la Hegemonía Direnni. Se creé que el éxodo masivo ayleid y la subsecuente absorción de estos por parte de los Direnni fue la causante del esplendor como una de las mas poderosas naciones de Tamriel. [6] La Orden fue responsable del saqueo de Malada, un importante templo ayleid.[7] De acuerdo con sus escrituras, la orden incansablemente descubrió y destruyó toda escritura élfica. [8]

La Orden de Alessia no hizo distinción entre asuntos religiosos y políticos, y establecieron que oponerse al Emperador era lo mismo que oponerse a los Divinos. [9] El declive de tanto fervor religioso por parte de Orden y su ansia de expansión llevó a la Guerra del Bienhacer en el 2321 PE con los Estados Colovianos, lo cual marco el fin de las doctrinas sobre el Imperio Alessiano.[4]

Legado Editar

A pesar de que las doctrinas perecieron junto con la Orden de Alessia, sus efectos permanecieron en las siguientes eras. Los principios legales en la Cuarta Era todavía reflejan la influencia de las doctrinas. [3] Los ocho divinos como idea sobrevivirían a la estandarización de la Orden de Alessia para convertirse en la religión prominente de todo Tamriel.

También debido al declive de la clase agraria, una clase mercantil se levantó para tomar su lugar en Nibenay. Este cambio definiría a la Ciudad Imperial como el corazón cultural y económico de Cyrodiil.[5]

Referencias Editar

  1. 1,0 1,1 Sobre Oblivion
  2. 2,0 2,1 La ilusión de la muerte
  3. 3,0 3,1 Fundamentos Legales  — Anchivius
  4. 4,0 4,1 Guía de bolsillo del Imperio, Tercera Edición: Cyrodiil
  5. 5,0 5,1 Guía de bolsillo del Imperio, Primera Edición: Cyrodiil
  6. 6,0 6,1 El último rey de los AyleidHerminia Cinna
  7. Crónicas de los hermanos sagrados de Marukh, Volumen IV
  8. Guía de bolsillo del Imperio, Primera Edición: Dominio de Aldmer
  9. Rislav el recto
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.