FANDOM


E letterl código del auténtico noble
por
Serjo Athyn Sarethi
L letteros honorables guerreros de la gran Casa Redoran son los defensores ancestrales de Morrowind. Ser un noble de esta casa es más que ser un gran guerrero. Uno debe seguir la trinidad de virtudes: deber, seriedad y devoción.

El deber de un Redoran es primero para con el Templo del Tribunal, segundo para con la gran Casa Redoran y tercero para con su familia y su clan. En la batalla de la Montaña Roja, los guerreros de la Casa Redoran murieron valerosamente por cumplir con su deber con el Tribunal. Al defender la Casa Redoran contra las conspiraciones de los magos de la Casa Telvanni y las mentiras de los sibilinos Hlaalu, el auténtico noble muestra su deber hacia la Casa Redoran. Al seguir los principios de misericordia y generosidad postulados por el Templo, demuestra deber hacia su familia y su clan.

Un noble Redoran debe conocer la virtud de la seriedad. Un Redoran no se ríe de cuestiones serias, pues tal extremo demuestra falta de respeto. Un Redoran no se hace eco de rumores, pues estos siembran cizaña y disensiones.

Un Redoran debe mostrar devoción hacia los aedras y los daedra, nuestros creadores y antepasados. Pues sin los divinos, no habríamos tenido ocasión de servir. Y sin la ley divina, no sabríamos discernir lo bueno de lo malo. Y sin dar las gracias por todo lo anterior, olvidaríamos cuál es nuestro lugar y propósito.

La gran Casa Redoran enaltece todas las artes de la guerra. No porque creamos que la guerra sea buena u honorable por sí mismas, sino porque este conocimiento es necesario para cumplir el deber de uno. Un guerrero de la Casa Redoran lucha con una hoja larga y un escudo o una lanza. Un noble de la Casa Redoran debe aprender además a usar un arco y debe ser lo suficientemente fuerte como para soportar las largas marchas hacia el campo de batalla. Un Redoran lleva armadura media o pesada, según su rango y la estrategia que siga. Se espera que un noble de la Casa Redoran sepa reparar y cuidar su propia armadura.

Los nacidos en la Casa Redoran son instruidos en tales habilidades y virtudes por su estirpe y por su clan. Aquellos que quieran entrar en esta casa deben convencer a un examinador del Consejo Redoran de que sus habilidades son apropiadas para servir a la Casa Redoran.

Ya sea nacido en la Casa Redoran o que haya entrado al servicio de esta por juramento, el que quiera avanzar entre sus filas debe demostrar sus virtudes sirviendo y obedeciendo. Solo cuando uno haya dominado todas estas habilidades y virtudes puede considerarse un auténtico noble de la gran Casa Redoran.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.