FANDOM



D letterespués de muchos análisis de especímenes vivos, el Consejo determinó, hace mucho tiempo, que todas las “razas” de elfos y humanos pueden aparearse entre ellas y tener crías fértiles. Normalmente, la cría detentará los rasgos raciales de la madre, aunque también se pueden presentar algunos rasgos de la raza paterna. Lo que está menos claro es si los argonianos y los khajiitas son fértiles en unión con humanos y elfos. Aunque ha habido muchos informes a lo largo de las diferentes eras sobre niños de estas uniones, así como historias sobre uniones con los daedra, no se ha documentado suficientemente su descendencia. Los khajiitas difieren de los humanos y de los elfos no solo en su fisiología ósea y dérmica (el pelaje que cubre sus cuerpos), sino también en su metabolismo y sistema digestivo. Los argonianos, al igual que los dreugh, parecen ser formas troglófilas semiacuáticas de los humanos, si bien no se ha aclarado mediante ningún método si los argonianos deberían clasificarse con los dreugh, con los hombres, con los mer o (según la opinión de este autor) con ciertos lagartos arborícolas de la Ciénaga Negra.

Hoy en día aún no se comprende con exactitud la biología reproductiva de los orcos, y ocurre lo mismo con los duendes, trols, arpías, dreugh, tsaesci, imga, varios daedra y muchos otros. Es seguro que ha habido casos de relaciones sexuales entre estas “razas”, normalmente a causa de violaciones o seducción mágica, pero no se ha documentado ningún embarazo. La fertilidad de estas criaturas en unión con los homínidos civilizados aún ha de ser demostrada o refutada empíricamente, probablemente debido a las enormes diferencias culturales. Es casi seguro que cualquier bosmer o bretona normal fecundada por un orco se callaría para mantener la honra, y no hay ninguna razón para suponer que una doncella orca fecundada por un humano no sería condenada al ostracismo en su sociedad. Lamentablemente, nuestros juramentos como curanderos no nos permiten forzar a los individuos a copular para satisfacer nuestras ansias de conocimiento científico. Sin embargo, sabemos que las crías de thras son hermafroditas en su fase juvenil y luego reabsorben sus órganos reproductivos cuando son lo suficientemente mayores como para poder desplazarse por tierra. Se puede dar por supuesto con toda seguridad que no existe fertilidad entre estos y los hombres o los mer.

Uno puede seguir preguntándose si la clasificación adecuada de estas mismas “razas”, utilizando este término impreciso pero útil, debe realizarse a partir de la presunción de una herencia común, y si las diferencias entre ellas han aparecido a causa de la experimentación mágica, las manipulaciones de los llamados “huesos de la tierra” o a causa de los cambios graduales experimentados entre una generación y las siguientes.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.