FANDOM


Esta es la corrección de los editores del borrador inicial de mi libro, "GUARDIAS ROJOS, SU HISTORIA Y SUS HÉROES"

Lo que sigue es una colección de los cuentos, mitos e historia de los guardias rojos. Buena parte de su historia está envuelta en misterio y en la neblina del tiempo. Es difícil distinguir entre mitos, e historia real.

Debajo se encuentran los primeros capítulos del borrador de Destri Melarg

Nota del autor tal y como ha sido traducida a la lengua moderna de Páramo del Martillo:

Frandar Hunding nació en el 2356 de la cuenta antigua, en nuestros amados desiertos de la vieja tierra. El gobierno tradicional de los emperadores había sido derrocado en el 2012, y aunque cada emperador sucesivo había permanecido como la cara insigne del imperio, sus poderes habían sido reducidos mucho. Desde aquella época, nuestro pueblo vio 300 años de guerra civil casi continua entre los señores provinciales, monjes guerreros y bandoleros, todos luchando contra los demás por tierras y poder. Nuestro pueblo una vez fue de artesanos, poetas, y académicos, pero el conflicto que nunca dejaba de desarrollarse hizo el camino de la espada inevitable - la canción de la hoja a través del aire, a través de la carne y el hueso, su sonido contra la armadura: una respuesta a nuestras oraciones.

En la época de Lord Frandar, el primer Príncipe Guerrero, los señores llamados Yokeda construían enormes castillos de piedra para protegerse a ellos y sus tierras, y ciudades castillo empezaban a crecer fuera de los muros. En el 2245, sin embargo, Mansel Sesnit salió a la palestra. Se convirtió en el Yokeda Mayor, o dictador militar, y durante ocho años tuvo éxito tomando el control de casi todo el imperio. Cuando Sesnit fue asesinado en el 2253, un campesino se hizo con el gobierno. Randic Torn continuó unificando el Imperio que Sesnit había comenzado, acabando sin compasión con cualquier rastro de insurrección. Revivió la vieja brecha entre guerreros - los cantores de espadas - y los campesinos introduciendo restricciones a llevar espadas. La "Caza de espadas de Torn", como fue conocida, significaba que solo los cantores podían llevar espadas, lo que les distinguía del resto de la población.

Aunque hizo mucho por estabilizar el imperio a la manera anterior del conflicto, en el momento de su muerte 2373 disturbios internos no habían sido completamente eliminados. Tras su muerte, la guerra civil estalló por completo; una guerra que hizo que los 300 años de agitación anteriores palidecieran en comparación. Fue en este periodo en que Frandar Hunding creció.

Hunding pertenecía a los cantores de espadas. Este elemento de la sociedad del imperio nació de los artesanos del desierto y eran reclutados inicialmente de entre los hijos e hijas jóvenes de las familias de posición elevada. Construyeron el primer templo a los dioses desconocidos de la guerra y construyeron una sala de entrenamiento, "La Sala de las Virtudes de la Guerra". En unas pocas generaciones el camino de la espada - la canción de la espada - se había convertido en su vida. La gente de la hoja mantenía su poesía y artesanía fabricando preciosas espadas entretejidas con magia y poderes de los dioses desconocidos. Los más grandes de todos ellos eran conocidos como Ansei, o "Santos de la Espada". Cada uno de estos iniciaban sus propias escuelas de entrenamiento enseñando su propio camino de la espada. Estos Ansei de la mayor virtud vagaban por la campiña entrando en batalla, enderezando lo incorrecto, y buscando acabar con el conflicto.

Para resumir. Hunding era un cantor de espadas, un maestro, no, un Maestro Ansei en la época en que el pico del conflicto fue revivido por el caos de la muerte de Torn. Muchos cantores dejaron sus espadas y se convirtieron en artistas, ya que la llamada de la herencia artesana era fuerte; pero otros, como Hunding, persiguieron el ideal del guerrero buscando la iluminación mediante los arriesgados caminos de la espada. Duelos de venganza y pruebas de habilidad eran un lugar común, y las escuelas de esgrima se multiplicaron.

Frandar do Hunding Hel Ansei No Shira, o como es comúnmente conocido, Frandar Hunding, nació en las lejanas marcas desérticas en la provincia del Desierto Alto. Hunding es el nombre de la región del Desierto Alto cerca de donde nació. No Shira significa persona noble o persona de nacimiento noble y Hel Ansei es su título de Santidad de la Espada.

Los antepasados de Hunding se remontan a los comienzos del tiempo documentado y eran artesanos y místicos, su abuelo era un siervo del Yokeda Mayor, Mansel Sesnit, y lideró muchas de las batallas de unificación antes del asesinato de Sesnit.

Cuando tenía 14 años, el padre de Hunding murió en una de las muchas insurrecciones, y quedó él para sostener a su madre y cuatro hermanos. Sin embargo, su valía con la espada hizo su vida al mismo tiempo difícil y fácil. Fácil en cuanto sus servicios eran muy demandados como guardián y escolta. Difícil en cuanto que su reputación le precedía, y muchos esperaban su turno para entrentarse a él en combate y ganar fama instantánea derrotándole.

Para cuando Hunding tenía 30 había luchado y ganado más de 90 duelos matando a todos sus oponentes. Se volvió virtualmente invencible con la espada, adquiriendo tal habilidad y maestría que finalmente dejó de utilizar espadas reales, creadas mediante la artesanía de su pueblo, y empezó a usar el Shehai, o "camino de la espada espiritual".

Todos los cantores de espadas aprender mediante intenso entrenamiento y devoción a los dioses de la guerra y el camino de la espada, las formas de disciplina que permiten la creación de la espada espiritual. Esta es una forma de magia o maestría de la mente donde por una imagen de una espada se forma desde el pensamiento puro. El cantor de espadas crea la espada concentrándose, y esta toma forma en su mano - normalmente una cosa pálida de luz, neblinosa e insustancial, una cosa bonita quizá, un símbolo de devoción al Camino y los dioses, pero ningún arma. Sin embargo, los Ansei de mayor nivel y sensibilidad y aquellos con talento para la magia, pueden en momentos de esfuerzo, formar una espada espiritual, la Shehai, que es mucho más que luz y aire - es un arma imparable de gran poder, un arma que nunca puede ser quitada al dueño sin quitarle también su mente.

La Shehai fue el arma de Hunding, y con esta asesinó bandas de forajidos y monstruos errantes que infestaban la tierra. Finalmente cuando terminaba su 90º duelo, derrotando al malvado Lord Janic y sus siete seguidores liches, se sintió satisfecho sintiendo que era de verdad invencible. Hunding entonces se concentró en formular su filosofía del "Camino de la Espada". Escribió sus Enseñanzas en el LIBRO DE LOS CÍRCULOS mientras vivía como un hermitaño en una cueva en las montañas del desierto alto en su sexuagésimo año.

En ese año, habiendo participado Hunding en las muchas batallas del imperio, habiendo derrotado a todos sus oponentes, se pensó listo para la muerte y se retiró a su cueva a recoger su estrategia y visiones místicas para compartirlas con otros Cantores de Espadas. Fue después de completar su pergamino del Círculo que los Cantores le encontraron componiendo su poema de muerte y preparándose para unirse a los dioses de la guerra en su descanso final.

Con sesenta era un hombre vigoroso, que se pensaba terminado con la vida, pero su gente, los cantores de espadas, le necesitaban. Le necesitaban como nunca antes.

La Caza de espadas de Torn había separado a los Cantores de la gente común, y el ascenso del Último Emperador dio comienzo al último gran conflicto del imperio del desierto. El esfuerzo final del Emperador y su consorte Elisa para arrebatar el control del imperio de la gente destruyendo a los cantores de espadas. Hira juró ir en búsqueda de cada Cantor con su ejército de bandoleros compuesto de orcos y despojos de las guerras del imperio, y azotarlos hasta acabar con ellos.

Los Cantores de Espadas nunca fueron muy numerosos. El áspero desierto mantenía lo nacimientos bajos, y crecer en los implacables yermos acababa con todos excepto con aquellos de espíritu y vountad de hierro. Por tanto la lucha final que acabó siendo conocida como la "Guerra de los Cantores" encontró a la gente de la espada desprevenida y sin preparación para unir sus grandes habilidades individuales en un ejército que pudiera defender sus casas y sus vidas.

Frandar Hunding fue buscado, su poema de muerte interrumpido, y bruscamente el mando de los cantores le fue impuesto. Se les debe gran gratitud a los dioses desconocidos de la guerra por que Hunding tuviera el tiempo en su cueva para escribir sus años de sabiduría acumulada, de estrategia, del camino de la Shehai. Los cantores huyeron de sus campamentos a las colinas del desierto y las montañas. Huyeron al pie de Hattu, "el padre de las Montañas", donde Hunding había ido a escribir en paz y morir, y allí estos restos formaron el Ejército del Círculo - aprendieron el Camino de Hunding, sus estrategias y sus tácticas, y la gran visión final para un golpe maestro.

Hunding ideó un plan de siete batallas para llevar a los ejércitos de Hira cada vez más adentro de la tierra salvaje al pie de Hattu, donde la batalla final debería ser disputada. Hunding llamó a este plan el "Martillo y el Yunque". Con cada batalla, los Cantores de Hunding aprenderían mejor sus estrategias y tácticas, se harían más fuertes en el uso de la Shehai, y estarían listos para derrotar a sus oponentes en la séptima batalla. Y esto fue lo que ocurrió, las primeras seis batallas fueron conducidas, en ninguna con victoria o derrota, pero cada una llevando a la siguiente. El ejército más numeroso de Hira seguía al pequeño ejército de Hunding. Superados en número treinta a uno, los cantores nunca desfallecieron del Camino. El escenario estaba establecido, Hira y su ejército maniobraron hacia la base de la Montaña Hattu, donde el golpe de martillo fue dado. La batalla fue dirigida, y muchos cantores cayeron ese día. Hunding lo sabía, que los cantores que vivirían serían pocos, pero Hira y su imperio del mal no sobreviviría, y así fue.

Al final Hunding y menos de veinte mil Cantores sobrevivieron ese día, pero no quedaba ningún imperio del mal para saquear y matar, más de trescientos mil cayeron ese día en Hattu. De los que quedaron para huir y vivir, todos fueron dispersados a los cuatro vientos, y no organizaron ninguna fuerza más.

Los cantores empaquetaron sus vidas, doblaron sus tiendas, lloraron a sus muertos, y siguieron a Hunding a la gran ciudad portuaria de Arco, en la provincia de Viento Marino. Allí Hunding tenía una flotilla de barcos esperándole. Los Cantores abandonaron su desierto hacia una nueva tierra. Nunca más bienvenidos en el imperio del desierto, se fueron para que se cantara sobre ellos y se hablara de su leyenda. El gran guerrero final, los cantores de Shehai, el Libro de los Círculos, todos abandonaron la tierra donde su virtud no fue apreciada. Rojos, rojos de sangre es lo que aparecían ante los ojos de la ciudadanía gentil, sin importar que les habían salvado de un gran mal.

Los cantores juraron aprender nuevos caminos según viajaban a través del gran océano a su nuevo hogar. Para adoptar un nuevo nombre, pero honrar el pasado. En honor de la batalla final, llamaron a su nuevo hogar Páramo del Martillo y adoptaron el nombre de guardias rojos.

En honor a Hunding, el gran príncipe guerrero, cada casa de Páramo del Martillo tiene un lugar junto al hogar, un hueco simplemente, solo un nicho, lo suficientemente grande como para guardar el pergamino - El Libro de los Círculos.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.