FANDOM


Nede (Online)

Un arquero nede en The Elder Scrolls Online.

Los nede, también conocidos como nédicos, fueron una raza de hombres que habitaron las provincias de Cyrodiil, Páramo del Martillo, Skyrim y Morrowind hasta su desaparición en la Primera Era.

Los nede estaban integrados por varias tribus provenientes de Cyrodiil, incluidas los kothringi, los al-gemha, los al-hared y los hombres de ket.[1] Los imperiales pueden trazar sus raíces hasta los nede después de que estos se mezclasen con los atmoranos.

Los nede más famosos son dos mujeres: Alessia, que derrotó a las fuerzas ayleid que esclavizaban a su pueblo; y Lamae Beolfag, la primera vampiresa creada por Molag Bal.

AparienciaEditar

Según los acontecimientos de The Elder Scrolls Online, los nede se parecen bastante a los imperiales, aunque con ciertos rasgos nórdicos y bretones.

HistoriaEditar

OrígenesEditar

Tapiz nede

Fragmento de un tapiz nede representando a los Celestiales.

Los orígenes de los nede continúan siendo un misterio a día de hoy. La teoría más aceptada es la de que proceden del continente de Atmora y que emigraron a Tamriel durante la Era Merética.[2] Sin embargo, y según el conocido sabio imperial Hasphat Antabolis, esta teoría no posee ninguna veracidad real y se basa solo en especulaciones.

Páramo del MartilloEditar

Durante algún tiempo, los nede vivieron en las tierras que hoy día se conocen como Páramo del Martillo. Sufrieron numerosos intentos de invasión por parte de los ayleid, los dwemer y los orsimer, pero finalmente consiguieron sobrevivir y establecerse en el territorio. Al parecer, en un principio los nede desarrollaron una relación pacífica y comercial con los Orcos de Hierro de la región, hasta que la guerra rompió esa estabilidad y las dos razas se enzarzaron en una guerra.

Tras la llegada de los Ra Gada (guardias rojos), los nede fueron expulsados de Páramo del Martillo.

Esclavitud ayleidEditar

Alessia Statue

Estatua de santa Alessia en la Ciudad Imperial como se ve en The Elder Scrolls IV: Oblivion.

Durante los primeros años de la Primera Era, una poderosa raza de elfos conocidos como ayleid gobernaron Tamriel con puño de hierro. Con la ayuda de los señores daédricos y sus ejércitos de daedras y no muertos, los ayleid esclavizaron, torturaron y asesinaron sin piedad a las jóvenes razas de los hombres.

En nombre de las razas humanas, Alessia buscó la ayuda de Akatosh, el dios dragón del tiempo y la principal deidad aedra. Akatosh sintió lástima de los humanos y, con su propia sangre extraída de su corazón, bendijo a santa Alessia con la sangre de los dragones y realizó un pacto por el cual, mientras Alessia y su estirpe fueran fieles a su sangre, Akatosh sellaría las Puertas de Oblivion y negaría la entrada de los daedra a Tamriel, impidiendo de esta manera que los ayleid recibiesen ayuda de los príncipes daédricos.

Como señal de este pacto, Akatosh entregó a Alessia (convertida ahora en la primera emperatriz de Tamriel) el Amuleto de Reyes y los Fuegos de dragón de la Ciudad Imperial. Estos dos elementos constituyen los principales símbolos del Imperio y de la dinastía Septim.

Guerra con los chimerEditar

Más adelante, se sabe que los nede tuvieron una guerra con los chimer después de que éstos últimos llegasen a Cyrodiil desde Morrowind. Una flota chimer arribó desde el Mar Interior trayendo refuerzos desde Páramo de Vvarden. Los hermanos Balreth y Sadal tomaron refugio en una ruina daédrica junto con una pequeña fuerza de élite. Los hermanos se sacrificaron para crear los Hermanos del conflicto y así derrotar a gran parte del ejército nédico, aunque matando a muchos chimer en el proceso.

Debido a la transformación de los chimer en los dunmer por la maldición de Azura en el 700 de la PE, se presupone que esta guerra tuvo lugar antes de esa fecha.

DesapariciónEditar

Varios acontecimientos provocaron la reducción significativa de la población nede en Tamriel y, en el siglo IX de la Primera Era, los pocos nédicos que quedaban se vieron confinados al destierro en el desierto de Alik'r. Con la llegada de los Ra Gada en el 808 de la PE, surgió un conflicto armado entre estos y los nédicos. A raíz de esto los escasos nede supervivientes huyeron una vez más, en esta ocasión a Craglorn donde fueron aniquilados por los invasores.

LegadoEditar

Su legado ha sido transmitido principalmente por sus descendientes, los ahora conocidos como imperiales y bretones. Además, y a pesar de ser los principales causantes de su erradicación, los guardias rojos adoptaron muchas de las costumbres y de la cultura nede.[3]

CulturaEditar

ReligiónEditar

Se sabe que originalmente los nédicos adoraban a unos seres divinos conocidos como Celestiales. Más tarde, Alessia impuso el panteón de los Ocho Divinos como religión oficial.[4]

ArquitecturaEditar

Los nede eran conocidos por sus trabajos en piedra, y muy a menudo sus ciudades estaban construidas por completo con ese material. Aun así, muchos de los edificios no han llegado a sobrevivir al paso del tiempo.

Nede conocidosEditar

AparicionesEditar

ReferenciasEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.