FANDOM


Alduin's Wall (Numidium)

Numidium representado en el Muro de Alduin.

El Numidium, también conocido como Dios de Bronce o Torre de Bronce[1], es un golem humanoide colosal diseñado y construido por Kagrenac, un arquitecto tonal y mago-constructor de la civilización Dwemer.[2] Aparece en dos de las entregas de la saga The Elder Scrolls, The Elder Scrolls II: DaggerfallThe Elder Scrolls III: Morrowind, o al menos el concepto de él, como el argumento central de su trama.

Primer Numidium (Anumidium)Editar

El Numidium fue construido por artesanos Dwemer durante la Primera Era y su intención era la de servir como una especie de dios para el pueblo Dwemer. Varias teorías coinciden en que fue construido para permitir a los mortales trascender de plano. Su fuente original de poder era el corazón de Lorkhan, cuyo poder era accesible a los Dwemer gracias al uso de ciertos artefactos de Kagrenac: Afiladura, División y Guardamano Espectral.

Se usó por primera vez en la batalla de la Montaña Roja, cuando fuerzas Chimer asaltaron la fortaleza Dwemer y la capturaron tras la misteriosa desaparición de los propios Dwemer.

El Numidium fue entregado como obsequio a Tiber Septim por el Panteón. El emperador ordenó a su Mago de batalla imperial, Zurin Arcto, construir un aparato para controlarlo conocido como el tótem de Tiber Septim. Sin embargo el Panteón no le otorgo el corazón como fuente de poder, sino que creó uno nuevo conocido como Mantella infundiéndole energía vital.

El Numidium fue utilizado por Tiber Septim para subyugar todo Tamriel, incluyendo a las familias reales Tamriélicas, en un intento de eliminar a cualquiera que no fuera completamente leal a su causa. Un enfadado Zurin Arcto intentó detener al emperador, pero durante el caos reinante, el tótem se perdió y el Numidium fue desactivado.

Durante The Elder Scrolls II: Daggerfall, el jugador llegado el momento recupera el Mantella, y el Numidium es activado por alguien desconocido. Como consecuencia aparece una Paradoja dragontina (una anomalía espacio-temporal). De esta forma ocurren distintos finales de Daggerfall de manera simultánea: los Reyes de la bahía de Iliac son derrotados, previniendo el estallido de una guerra, los orcos se convierten en ciudadanos del Imperio; el Rey de los Gusanos se convierte en dios; también muere el Infrarrey, y el Héroe de Salto de la Daga es derrotado. Todo esto desemboca en la completa desaparición del Numidium.

Segundo Numidium (Akulakhan)Editar

Dagoth ur Akulakhan

Dagoth Ur con Akulakhan.

El segundo Numidium (llamado Akulakhan) fue una reconstrucción, en parte, del primer Numidium; como se detalla en los acontecimientos finales de The Elder Scrolls III: Morrowind, su poder proviene del corazón de Lorkhan. Su construcción fue supervisada por Dagoth Ur, cuya meta era cubrir el mundo con su Plaga, una enfermedad mortal que enfermaba, convertía y controlaba a los ciudadanos de Morrowind, para que de esta forma, todos los mortales estuvieran conectados al corazón y por tanto, controlados por Dagoth Ur.

Pero en el 427 de la TE, el Nerevarine llega al Páramo de Vvarden tras llegar de la prisión de la Ciudad Imperial, recupera las herramientas de Kagrenac y lidera un asalto contra Dagoth Ur. Usando el poder de estas herramientas, el Nerevarine acaba definitivamente con los encantamientos del corazón, matando a Dagoth Ur y destruyendo el Akulakhan haciéndolo caer a la lava.

AparicionesEditar

ReferenciasEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.