FANDOM


150px-TESV Potema Skull

Cráneo de Potema

Potema, también conocida como "La Reina Loba" de Soledad, fue la hija del Emperador Pelagio II, esposa del Rey Mantiarco, tía de la emperatriz Kintyra II, madre del emperador Uriel III y hermana de los emperadores Antíoco y Céforo. Es mejor conocida por su papel en la Guerra del Diamante Rojo.

En el 110 de la TE, lanzó una rebelión y derrocó a su sobrina la emperatriz Kintyra II, para que su hijo pudiera convertirse en el emperador Uriel Septim III.

Aunque la guerra terminó en el 127 de la 3E, gobernó hasta que fue asediada en Soledad, antes de que Potema misma fuera derrotada. Es descrita como El Mal y es recordada como una de las nigromantes más peligrosas en la historia de Tamriel.

Biografía Editar

Hay ciertas discrepancias en las fuentes documentadas de la vida de Potema. La Biografía de la Reina Loba le da el nombre de Qizara, mientras que la ficción histórica la etiqueta como Quintilla.

Algunas fuentes dicen que inició su rebelión en el año 114 de la TE, aunque en el 120-121 de la TE tiene más apoyo entre las distintas fuentes. A pesar de los ocasionales errores académicos o desacuerdos, todavía hay una gran cantidad de información confiable sobre la Reina Loba.

InfanciaEditar

Nacida en el seno de la familia imperial en el año 67 de la Tercera Era, Potema fue presentada de inmediato ante su abuelo, el bondadoso emperador Uriel Septim II que, ante la oscura y vehemente criatura susurró: “Se asemeja a una loba dispuesta a atacar”.

La infancia de Potema en la Ciudad Imperial se tornó difícil desde el comienzo. Su padre, el príncipe Pelagio Septim, y su madre, Qizara, demostraban poco cariño hacia su retoño. Su hermano mayor, Antíoco, que contaba dieciséis años cuando nació Potema, tenía fama en el Imperio de bebedor y mujeriego. Sus hermanos menores Céforo y Magnus nacieron mucho después, por lo que durante años fue la única niña de la corte imperial.

Reina suprema de SkyrimEditar

A la edad de catorce años, Potema era famosa por su belleza y tenía muchos pretendientes, pero se casó con el rey Mantiarco del reino nórdico de Soledad para consolidar las relaciones entre ambos reinos. Se decía que llegó a la corte siendo un títere pero pronto se convirtió en una auténtica reina. El anciano rey Mantiarco la amaba y por ello le concedió todo el poder que pudiera desear, que fue absoluto.

Como nueva reina de Soledad, Potema tuvo que enfrentarse a la oposición de las antiguas casas nórdicas, que la consideraban una extranjera.

A la muerte de Uriel Septim II el año siguiente, el padre de Potema fue nombrado emperador, quedando al frente de unas arcas bastante limitadas debido a la mala gestión de su padre. Pelagio II disolvió el Consejo de Ancianos, y los obligó a comprar sus puestos. En el año 97 de la Tercera Era, tras varios abortos, la reina de Soledad dio a luz a un hijo que bautizó con el nombre de Uriel en honor a su abuelo. Mantiarco nombró heredero a Uriel de inmediato, si bien la reina aspiraba a que su hijo llegara mucho más lejos.

Rivalidad entre hermanos Editar

TESV Banner Potema

Estandarte de Potema.

Dos años más tarde, Pelagio II murió, muchos dicen que envenenado por un antiguo miembro del consejo que deseaba venganza, y su hijo Antíoco, el hermano de Potema, ascendió al trono. A la edad de cuarenta y ocho años, podría decirse que a Antíoco todavía le quedaban muchos deseos que satisfacer, y los libros de historia son casi pornográficos a la hora de describir la vida en la corte imperial durante los años de su reinado. Potema, cuya pasión era el poder y no la fornicación, se escandalizaba cada vez que visitaba la Ciudad Imperial.

Mantiarco, rey de Soledad, murió la primavera siguiente al fallecimiento de Pelagio II. Uriel ascendió al trono, gobernando conjuntamente con su madre. Sin duda, Uriel tenía el derecho y hubiera preferido reinar en solitario pero Potema le convenció de que su puesto sería temporal, pues en un futuro regiría el Imperio, no solo el reino. En el castillo de Soledad, ella recibía a docenas de diplomáticos de otros reinos de Skyrim y sembraba semillas de insatisfacción. Su lista de invitados a lo largo de los años también incluyó a reyes y reinas de Roca Alta y Morrowind.

Durante trece años, Antíoco gobernó Tamriel, demostrando ser un gran líder a pesar de su falta de moral. Varios historiadores señalan que fue Potema quien lanzó el hechizo que acabó con la vida de su hermano aunque las pruebas, de una u otra forma, se perdieron con el tiempo. En cualquier caso, ella y su hijo Uriel se encontraban visitando la corte imperial aquel año 112 de la Tercera Era en que se produjo la muerte de Antíoco, e inmediatamente cuestionaron el gobierno de su hija y heredera, Kintyra.

Los razonamientos de Potema ante el Consejo de Ancianos constituyen, sin duda, un documento imprescindible para los estudiantes de la retórica.

Comenzó con alabanzas y humildad: “Mis augustos y sabios amigos, miembros del consejo de ancianos, no soy más que una reina de provincia y como tal únicamente puedo destacar aquello que vosotros mismos habréis ya considerado”.

Continuó con elogios hacia el anterior emperador, que había sido un gobernante muy popular a pesar de sus defectos: “Él era un auténtico Septim y un gran combatiente que destruyó, contando con vuestros consejos, la casi invencible armada de Pyandonea”.

Mas no tardó mucho en ir al grano: “La emperatriz Magna, por desgracia, no hizo nada para satisfacer las lujuriosas necesidades de mi hermano. De hecho, ninguna prostituta de la ciudad pasó por tantas camas como ella. Si hubiera cumplido religiosamente con sus obligaciones en el seno de sus aposentos imperiales, contaríamos con un auténtico heredero del Imperio en lugar de con esos flacos y cobardes bastardos que se hacen llamar hijos del emperador. Se dice que la chica por nombre Kintyra es hija de Magna y el capitán de la guardia. O quizá sea hija de Magna y el chico que limpia el tanque del agua. Nunca lo sabremos con certeza. No con la certeza con la que conocemos el linaje de mi hijo, Uriel. Él es el último de la dinastía de los Septim”.

A pesar de la elocuencia de Potema, el Consejo de Ancianos le permitió a Kintyra ascender al trono con el nombre de Kintyra II. Potema y Uriel regresaron furiosos a Skyrim y comenzaron a organizar la rebelión.

Guerra del Diamante rojoEditar

Muchas fuentes relatan los detalles de la Guerra del Diamante Rojo: no es necesario que recordemos que la emperatriz Kintyra II fue finalmente capturada y ejecutada en Roca Alta en el año 114 de la Tercera Era, ni que el hijo de Potema, Uriel III, ascendió al trono siete años después. Los hermanos que seguían con vida, Céforo y Magno, lucharon contra el emperador y su madre durante años, sumiendo el Imperio en una guerra civil.

Mientras Uriel III combatía contra su tío Céforo en Páramo del Martillo en la batalla de Ichidag en el año 127 de la Tercera Era, Potema estaba combatiendo contra su otro hermano, Magnus, el tío de Uriel, en Skyrim en la batalla de Estrella del Halcón. Mientras planificaba un ataque contra el flanco más débil de Magnus, recibió la notificación de la derrota y captura de su hijo. La Reina Loba, de sesenta y un años, montó en cólera y lideró el asalto ella misma. Fue todo un éxito, y Magnus y su ejército huyeron. En medio de la celebración por la victoria, Potema recibió la noticia de que una muchedumbre enfurecida había dado muerte a su hijo el emperador incluso antes de que éste llegara a la Ciudad Imperial para ser juzgado. Lo habían quemado vivo dentro de su carruaje.

LocuraEditar

Cuando Céforo fue proclamado emperador, la furia de Potema se desbordó. Consiguió que los daedra lucharan con ella, hizo que sus nigromantes resucitaran a los enemigos caídos para convertirlos en combatientes no muertos y lanzó un ataque tras otro contra las fuerzas del emperador Céforo I. Sus aliados comenzaron a abandonarla conforme su locura crecía, y sus únicos compañeros terminaron siendo los zombis y esqueletos que había acumulado a lo largo de los años. El reino de Soledad se convirtió en una tierra de muertos. Las historias de la antigua Reina Loba atendida por criadas hechas de putrefactos esqueletos y organizando planes de guerra con generales vampíricos siempre han aterrorizado al público.

El asalto de Soledad y muerteEditar

Tras un asedio al castillo que duró un mes, Potema murió en el año 137 de la Tercera Era a la edad de noventa años. En vida, había sido la Reina Loba de Soledad, hija del emperador Pelagio II, esposa del rey Mantiarco, tía de la emperatriz Kintyra II, madre del emperador Uriel III y hermana de los emperadores Antíoco y Céforo. Pasados tres años de su muerte, Céforo murió y su hermano Magnus, hermano también de Potema, ascendió al trono.

Su muerte no puso fin a su notoriedad. A pesar de no existir pruebas reales de ello, algunos teólogos mantienen que su espíritu era tan fuerte que tras su muerte se convirtió en daedra, inspirando deseos dementes y de traición a los mortales. Asimismo se cuenta que su locura caló tanto en el castillo de Soledad que contagió al siguiente rey que en él gobernó. Irónicamente, se trató de su sobrino de dieciocho años Pelagio, el hijo de Magnus. Sea cual sea la verdad de la leyenda, lo cierto es que cuando Pelagio dejó Soledad en el año 145 de la Tercera Era para asumir el título de emperador Pelagio III, rápidamente se le empezó a conocer como Pelagio el Loco. También se rumorea que asesinó a su padre Magnus.

Legado Editar

TESV Potema

El espíritu de Potema desatando su furia en The Elder Scrolls V: Skyrim.

Según fuentes de la Tercera Era, una organización clandestina todavía creía que Potema y que su hijo depuesto Uriel III fueron los últimos verdadero del linaje Septim y periódicamente atacaban como resultado. Se rumorea que su locura era tan intensa que afectó a la persona que fijó su residencia en Soledad tras ella: Pelagio el Loco.

En el 201 de la CE, un grupo de nigromantes en la región de Haafingar intentó levantar el espíritu de Potema, pero el ritual fue interrumpido por el Último Sangre de Dragón.

El espíritu de Potema escapó y regresó a sus antiguas catacumbas debajo de Soledad para crear un ejército de no muertos de nuevo. El Sangre de Dragón la siguió y la derrotó, obtuvo sus restos y fueron santificados por un sacerdote de Arkay para desterrar su espíritu.

Según Waughin Jarth, el título de "Reina Loba" provenía no de la aparición de Potema, sino del collar de gema de alma que recibió de su madre, y que portaba el alma de un poderoso hombre lobo que mató a los padres de Potema.

Jarth también acusó a Potema de ser responsable de la locura del infame Pelagio el Loco. Dejó sus razones por escrito, aduciendo que durante el asedio de Soledad Potema cambió el encantamiento de su amuleto para traer lentamente la demencia al portador, dándoselo luego al joven príncipe, que pensaba que era simplemente un regalo de una amable anciana.

Misiones relacionadasEditar

AparicionesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.