Fancy H.png

ay dos tipos de armadura ligera: metálica y no metálica. Flexible, élfica, de mithril y de cristal son ejemplos de armadura ligera metálica. El lector quizás se sorprenda de que el cristal se considere metálico, pero las apariencias engañan. Lo que nosotros llamamos cristal, no se parece en nada a las ventanas que hay en las casas. Este material verdoso es mucho más fuerte y tiene un punto de fundido mucho más alto.

Las armaduras no metálicas son de piel y de cuero. Para estos tipos de armadura, el martillo es menos útil que el kit de costura. Para volver a coser este material tan grueso, se necesita un punzón afilado. Los agujeros normalmente se remiendan con tela suelta. La norma es que, cuando hay que remendar un remiendo, ha llegado la hora de tirar la armadura y conseguir otra nueva.

En ocasiones, la armadura metálica puede necesitar un parche. Normalmente se puede reparar golpeando con el martillo los trozos rotos para volver a unirlos. Las élficas y las de mithril se reparan mejor si se calientan. La flexible suele ser lo bastante maleable como para repararla en frío. 

La más complicada es la de cristal. Si se golpea con un martillo cruzando la dirección de la fibra, se corre el riesgo de hacerla añicos. Siempre que sea posible, se deben alinear los golpes de martillo con la dirección de la fibra. En casos extremos, coloque la armadura en una balsa de aceite. Coloque el yunque de manera que la parte afectada esté sobre él, un poco por debajo de la superficie de aceite. Las vibraciones de los golpes de martillo serán absorbidas por el aceite, por lo que será menos probable que el cristal se rompa.

*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.