FANDOM


Las ruinas dwemer o ruinas enanas son antiguas ciudades de la civilización dwemer.

TrasfondoEditar

Al desaparecer toda esta raza por completo misteriosamente y sin dejar rastro, dejaron sus ciudades tal como estaban en ese momento, sin rastro de vida pero tampoco casi de guerra o destrucción. Con el tiempo sí se han deteriorado, algunas más y otras menos, aunque las trampas defensivas de los dwemer, como los autómatas enanos, han contribuido a que el deterioro haya sido menor.

Estas ruinas hoy día atraen a todo tipo de estudiosos y saqueadores, aunque la presencia de las mencionadas trampas y robots que aún siguen en funcionamiento programados para protegerlas hace complicado su exploración. También poseen una tecnología perdida para siempre y que casi nadie en el mundo de The Elder Scrolls sabe descifrar.

HistoriaEditar

Los dwemer, también llamados enanos o la gente de las profundidades, construían sus ciudades bajo tierra, donde se dedicaban a la investigación y el uso de tecnología profana. En la Primera Era comenzaron un éxodo que les llevó desde la actual Morrowind, su tierra natal, hasta Páramo del Martillo, construyendo ciudades y dejando colonias a lo largo de todo el camino, también en Skyrim y Roca Alta.

Cuando comenzó la conquista de Tamriel por los atmoranos, los primeros perjudicados fueron los elfos de las nieves, que al quedarse sin tierras donde habitar tras la conquista de las suyas por los futuros nórdicos buscaron refugio con sus primos dwemer. Estos, al vivir bajo tierra, no se vieron perjudicados por los humanos tomando el control de la superficie; sin embargo, se aprovecharon de la situación de necesidad de los elfos de las nieves y les traicionaron, engañándoles para que comieran unos hongos tóxicos que les dejó ciegos para siempre, siendo así esclavizados por los dwemer. Al cabo, los elfos de las nieves (o falmer) se rebelaron y dio comienzo la Guerra del Risco, que terminó al poco al desaparecer por completo toda la raza enana.

En Morrowind, en el 668 de la PE dio comienzo la Guerra del Primer Concilio, sirviendo la mayoría de ciudades enanas de la región como fortalezas en ella. La batalla decisiva, la batalla de la Montaña Roja, tuvo lugar en la fortaleza enana de Dagoth Ur, justo debajo de la Montaña Roja.

Tras su desaparición, en el 700 de la PE, sus ciudades quedaron deshabitadas, siendo tomadas muchas de Skyrim como hogar por los falmer.

Arquitectura y tecnologíaEditar

Las ruinas enanas destacan por estar plagadas de estructuras mecánicas y basadas en el vapor. Hay muchas tuberías, luces que aún permanecen encendidas después de milenios desde la desaparición de sus creadores, y otros asombros tecnológicos más extraordinarios si cabe.

Además de los ya mencionados autómatas enanos, podemos encontrar tecnología que no ha sido desarrollada nunca por ninguna otra raza. En varias de las misiones de The Elder Scrolls V: Skyrim nos pedirán que utilicemos un léxico, una especie de receptor y transmisor de información que es capaz de contener hasta los conocimientos de un Pergamino antiguo. También poseían oculorios e instrumentos para estudiar estos o incluso las estrellas, así como ascensores que hacían el traslado de la superficie a las profundidades mucho más rápido.

Su capacidad para trabajar la piedra era asombrosa, y prueba de ello son las inmensas galerías y estructuras que construyeron bajo ella y con ella. Además, desarrollaron un tipo de metal conocido como metal enano que nadie hasta ahora ha descubierto cómo reproducir, famoso por su resistencia y poder. También hicieron descubrimientos únicos, como el del metal aeterio.

RuinasEditar

MorrowindEditar

SkyrimEditar

SolstheimEditar

Páramo del MartilloEditar

AparicionesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.