FANDOM


Sai es el dios de la suerte. Los que están familiarizados con él lo llaman por su apodo, Lucky ("Afortunado"). Nació mortal y tenía el don de otorgar suerte a los demás pero no a sí mismo. Se convirtió en soldado, pero fue asesinado en su primera batalla a pesar de que su bando ganó. Ebonarm se le apareció y le ofreció la inmortalidad si aceptaba extender su suerte a su alrededor. Ebonarm le contó que los dioses estaban sobrecargados de trabajo viendo los acontecimientos y pensaban que su talento innato podría equilibrar las cosas. Accedió de buena gana y le contaron que podría mantener su cuerpo durante un tiempo antes de que comenzara a desvanecerse.

Se convirtió en un calderero y jugador vagabundo, recorriendo el mundo con su lobo gris Grellan. Fue entonces cuando conoció a una desafortunada mujer llamada Josea en Skyrim, con quien se casó y tuvo una hija "una hermosa niña con el pelo de plata, pero los ojos azul anciano". Trajo prosperidad a la región, lo que dio lugar a que los falmer fueran expulsados de Skyrim y que los nórdicos tomaran gran parte de Morrowind y Roca Alta.

Sus visitas a Josea se hicieron cada vez menos frecuentes, hasta que una noche ella le siguió para espiarle y descubrió que discutía con varias personas. Eran los avatares de Mara, Ebonarm y otros dioses menores. Se le dijo que ya no podía quedarse con su familia ya que la suerte que había traído a la zona estaba teniendo graves consecuencias. Recibió la misión de poner las cosas en orden de nuevo y su cuerpo debía desaparecer. Sólo podría visitar a su esposa una vez al año y en espíritu. Rogó a Mara para que le diera un cuerpo y ella le permitió tomar la forma de un lobo de vez en cuando.

En cuanto los dioses partieron Josea se le encaró. Sai le habló de sus verdaderos orígenes y le explicó su situación. Les dio a sus hijos un beso de despedida y le dijo a Josea que iba a sentir su presencia una vez al año. A Sai le llevó ciento cincuenta años arreglar las cosas y necesitó mucha ayuda. Los nórdicos aún le tienen en alta estima por lo que prefieren no matar lobos a menos que sea necesario.

Ante el Rey Edward, un personaje conocido como el esclavo de Moraelyn dijo ser descendiente de Sai. Le reveló a Edward que notaba la presencia de Sai una vez al año y que su abuela solía dejar un poco de comida y un cuenco de leche en las noches de invierno "para el lobo".

Un excesivo culto de Sai causa la enfermedad conocida como la Aflicción de Sai. Las víctimas de la enfermedad han sido abandonadas por Sai y anhelan la presencia del dios. Se vuelven adictos al juego, buscando la prueba del favor de los dioses. Esto por lo general deja a la víctima en situación de pobreza o con muchas deudas.

Se pueden encontrar elicarios dedicados a Sai en toda la región de la Bahía de Iliac.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.